domingo, 5 de diciembre de 2010

Ella...

Este post lo había escrito anteriormente en mi otro blog, pero hoy que salí con la chica que me roba suspiros, dije [ que mierda, lo postearé otra vez, y es que me tiene loco ]. Ojalá les guste.

Ella...
(20/10/2010)

No trotaba desde hace dos años aproximadamente, los estudios y el trabajo me consumían, pero ahora que mi trabajo es un poco más flexible, decidí empezar nuevamente mi rutina deportiva por las mañanas.

Hoy salí a trotar temprano, después de mucho tiempo, y me cansé...
Aproveché que aún era temprano para caminar un rato -no me iba a sentar a descansar, una cosa que aprendí cuando era deportista fue que no es bueno relajar los músculos bruscamente, tienen que relajarse solos-. Mientras caminaba alrededor de aquel-parque-por-el-que-jamás-había-pasado-antes, pensé en muchas cosas. Pero sí, sobre todo, pensé en ella.


Seguro que a muchos les ha pasado qué cuando están esperando a su "ella", todo va bien, hasta el momento en que logran visualizar su figura acercándose, desde ese momento empieza la tortura que con gusto lo sufre el corazón...


Pero ahora quiero hablar de ella, no de mi.


Ella, qué con su sonrisa me levantó, que con su ternura me conquistó, que con sus ojos me enamoró. Si, señores, estoy enamorado, de una persona qué, es importante decir esto, para mi es perfecta. No me sentía tan enamorado desde hace mucho...


Ella tiene eso que, en cuanto la veo, me hace estremecer.
Ella es la que me hace sonreír.
Ella hace que lo poco parezca mucho.
Ella logra, con una mirada, controlar mis acciones.
Ella me roba, cada noche, un suspiro.

Ella es, ¿cómo es ella? ...
Piel canela,
Cabello largo, ondulado,
Labios suaves,
Ojos dulces, con mirada encantadora,
Caracter fuerte, pero frágil...
Es tierna. Lo es.

Apareció en mi vida, sin buscarme, sin buscarla. Llegó a curar heridas pasadas, con amor.
¿Destino, coincidencia? ya que importa eso, importa que está conmigo, y esta en mi, me domina, tanto así que ella...que...debo admitirlo...

Ella me hace, y me deshace...

Ella es, simplemente, por la que yo muero.

VAOL