jueves, 7 de diciembre de 2017

Querido gordito barbón de rojo

Se acerca la Navidad, tiempo de amar, compartir y regalar. No me interesa, pero es la moda así que provecharé y te mandaré un mensaje, pero no me dejes en visto pe'.

Cof cof, aquí voy...


Querido Santa,

Como tu bien sabrás, estos últimos meses no me he portado bien, pero tú eres buena gente y sabrás perdonar mis pecados, si no arreglamos por lo bajo, ya tu sa'.

No soy de celebrar las fiestas, pero tengo la extraña sensación de que esta Navidad será triste para mi, pues toda mi familia está viviendo en otro lado, cerca al reino de Shrek. Así que pido tu benevolencia y me concedas el regalo más anhelado por mi en Noche Buena: obséquiame un sueño exquisito, largo y sin complicaciones; que tenga mucho panetón y que haya otros como yo, no para juntarnos y compartir penas, si no para conectarnos a la pc y jugar juntos. 

Por eso y muchas cosas más, no me jodas esta Navidad. 

Con todo mi amor para el gordito creado con el fin de lavar el celebro y consumir una marca de gaseosa:

El Wesley


 

jueves, 30 de noviembre de 2017

Wesley...4 años después

[Título de telenovela mexicana. Me hace recordar a la novela que veía mi mamá: Rubí; la cual tenía un "spin off": Rubí, 20 años después]

...

Escribir para yo mismo leerme; esa siempre fue la idea. En el camino nos hicimos una comunidad de blogger interesantes, fraternos y correspondidos, nos leíamos y comentábamos, ¿recuerdas?. Los premios, las cadenas, etc. 

Después de una larga charla con quien alguna vez también fue blogger, he llegado a la conclusión de que necesitaba escribir. Me servía como terapia antes, hasta que le agarré cariño a esto y empecé a escribir por puro gusto. Cuanta melancolía puede causar los recuerdos de expresarte a tu manera.

Dejé de escribir constantemente en el 2013, de ahí para acá fueron escritos esporádicos los que aparecían en este blog; eran posts hechos mas para llamar la atención que por otra cosa. 

Seré breve Wes, no quiero que te aburras con tu propia vida: acabé la carrera técnica como lo tenía planeado (me demoré mas de lo debido pero ya está), me aventuré a retos, conocí un montón de gente y dejé de ver a otro montón, fui feliz y triste, reí y lloré, me sentí pleno y miserable. Le agarré el encanto a viajar, no puedo dejar de hacerlo ahora. Me independicé 2 veces (sí, la segunda es para no volver al nido). Mantengo las buenas amistades, hice nuevos amigos y sí, algunos enemigos, a los cuales intento comprender. Estoy haciendo muchas cosas que siempre he querido hacer, tengo el tiempo (por ahora) y el espacio. Y ahora vuelvo, querido blog, no para que tú me leas, sino para yo expresarme. No la haré larga, quiero que esto sea el prólogo de mi vuelta al barrio que yo mismo creé.

Wesley, I'm here for you!



Proximamente, solo en salas exclusivas

miércoles, 27 de agosto de 2014

El placer de trabajar

Cuando el trabajo en el que estas no lo sientes como una carga,, sino mas bien como actividades que incrementan tu desarrollo, es la chamba perfecta.

Cuando el tiempo pasa muy rápido y sientes que necesitas más porque te parece poco, y no estas cansado sino motivado, estas en la chamba perfecta.

Cuando tus tareas te impulsan a aprender para resolver, estas en la chamba perfecta.

Cuando le dedicas un post a tu chamba, es la chamba perfecta.

Nota: Si el baño no tiene papel doble hoja extra suave, cambiante de chamba (raspa pe).

martes, 19 de agosto de 2014

1000 Maneras de morir jodido (P1)

Wesley AGGG Entertainment 
and
Wesley PFFF Production
presents

1000 Maneras de morir jodido.

Manera de morir N° 0001:
Esperar un bus del metropolitano vacío. En hora punta.

Manera de morir N° 0002:
Oler un pedo bravo del metropolitano al que te subiste. Y que las ventanas estén cerradas. Y estas sentado al costado del hijo de puta que se metió semejante barbaridad. Y que el este parado y te de toda la maldición en el hocico.

Manera de morir N° 0003:
Decirle a tu mamá que su comida está fea. Pero poniendo cara de asco. 

Manera de morir N° 0004:
Esperar a tu flaca mientras se prueba toda la tienda y se compra un perfume. Y eso, deberías agradecer que al menos se compra algo.

Manera de morir N° 0005:
Esperar que un político cumpla su promesa. O en su defecto esperar que su hoja de vida sea cierta.

Manera de morir N° 0006:
Gritar el gol que lleva a Perú al mundial. Ya, no jodas.

Manera de morir N° 0007:
Que te confundan con Justin Bieber. Y se te cruce en elfo doméstico de Orlando Bloom.

Manera de morir N° 0008:
Que te llamaes Manuel Burga, te parezcas a el y te pasees por La Victoria. Mierda, que desgracia debe ser su día a día de ese tipo.

Manera de morir N° 0009:
Comer un KFC en San Miguel. Preparado con el aceite de KFC de La Marina. Con los ingredientes de MC Donalds.

Manera de morir N° 0010:
Tomar una Maca con Sapo de Picolo. La más brutal. Por mucho

viernes, 15 de agosto de 2014

Benigno

Una madre y dos pequeños llegaron de provincia para empezar una nueva vida. Ellos pasaban por una mala situación, ya que el esposo y padre en ese momento tenía ciertos problemas que no podía resolver y por lo tanto, la madre decidió ir a Lima, llegando a la casa de una de sus hermanas.

La tía de estos pequeños era una persona temperamental, y su esposo aún más. Estos niños crecieron en esa casa, junto a la tía, el tío, y los primos. Con los primos había una relación excelente, eran contemporáneos por lo que se entendían bien. Sin embargo con los tíos era complicado. Por un lado la tía con su carácter temperamental los hacía sentir unos mantenidos por darles un techo donde vivir, por lo cual crecieron con un cierto resentimiento hacia ella. Sin embargo, cuando estaba de buen humor era chevere. Por otro lado estaba el tío, quien en sus buenos momentos era una persona genial, que aconseja, apoya,  enseña y educa. Es el quien era la cabeza del hogar, que aún cuando el padre de estos pequeños pudo estabilizarse de sus problemas, no estaba presente como sí lo estaba él. Pero cuando éste se molestaba, era el diablo en persona. Una vez hubo un incidente en el que el menor de estos pequeños (que ya estaban grandes. 15 años aproximadamente) fue recriminado por el tío por alguna tontería sin sentido. Fue tanta la discusión que el chico se fue llorando y gritando "¡no es posible que me trates así, yo te considero un padre!". A las dos horas el tío se apareció ante el chico y conversaron. Se solucionó la cojudez.

Hoy, mi tío Benigno (el tío chino para la familia), está muy grave de salud, y ya ha sido desahuciado por los doctores hace un buen tiempo. La causa: un cáncer en el cerebro que evolucionó en un tumor. Un cáncer que se venía desarrollando hace mucho tiempo, incluso antes de que nosotros llegáramos a Lima. El resentimiento hacia mi tía se acabó, esto la hizo cambiar mucho, y hoy la acompañamos en esta difícil etapa. Lo más triste es pensar que nosotros creíamos que mi tío era malo. Pero no es así, mi tío reaccionaba de forma agresiva porque le dolía la cabeza, suponiendo una migraña. Y he aquí la costumbre popular: automedicarse. Cuando fui a visitar a mi tío después de mucho tiempo, lo vi en su cama, echado, con un respirador y sin poder mencionar palabra alguna. Pedí a mi tía conversar un rato con él a solas. Le agradecí por todo lo que hizo por nosotros, y que somos lo que somos gracias a el. No pude evitar llorar mientras le hablaba. Sabía que era posible que mi tío no entendiera nada de lo que le dijese, o quizás que ni me recuerde. Pero vi salir una lagrima de sus ojos mientras le hablaba, entonces lo supe: mi tío chino estaba ahí, escuchándome.