viernes, 10 de diciembre de 2010

Crónicas de cole: Tirando ratas. El desenlace.

Veo como el par de roedores se convierten en murciélagos inertes y van en una parábola que comienza en las ya asquerosas manos de mis compañeros y que terminarían en un "plash" y "piuj piuj", osea, las ratas reventaron y salpicaron tripita y sangre como para "ratada bailable".

En cuanto oímos el reventón de la rata, sácamos la vuelta corriendo, queríamos volver a nuestro salón para hacernos los locos y que no sabíamos nada...Pero la gracia no nos iba a durar mucho.

El "sujeto de baja estatura con peinado moderno" (es decir el duende trinchudo), sacó la vuelta más rápido, era piraña y corría como miiiiiiiiiiiiiierda, así que la picó como negro entrenando con un león persiguiéndole. Se fue por una ruta diferente a la de nosotros, creo que no iba a entrar a clases.

En cuanto el infladito y yo volteamos la esquina de nuestro pabellón, casi nos chocamos con el auxiliar de nuestro piso...

- Cuidado carajos - dijo el "auxi" poniendo su cara de malo.
- Disculpe pe profe.
- Si profe, como ya va a acabar el recreo estabamos apurados para entrar al salón - le digo con cara de "pobre angelito".
- ¿Apurados para entrar al salón? Sí, ustedes creen que soy huevón, ¿desde cuando ustedes quieren entrar a clases? Par de ociosos.
- Ala porfe, así no es ah, sssssss...
- ¿Por qué están sudando, qué mierda han hecho? Que yo me enteré que han roto una luna nomás.
- Nada auxi, estabamos corriendo pe, ¿que no se dió cuenta? - le digo serio, tratando de no estar nervioso.
- ¿Corriendo?, corriendo la paja será, y haciendo competencía a ver quien termina más rápido, par de cometeros, ya vayan a clase de una vez.

Y así nos libramos de un obstáculo.

Al entrar al salón, lo primero que vimos fue: dos ratas despedezadas, una en la banca de una alumna, y la otra en el escritorio de los porfesores. No pudimos evitar sacar una disimulada sonrisa demoniaca, para después decir en coro "que mieeeeeeerda, que pasó aquí?".
Entonces escuchamos sollozos, y, OMG! La alumna que se sentaba al costado de la rata que revento en la silla estaba toda salpicada, bueno, no toda, porque esa rata tenía sangre cuagulada [el mas asqueroso] y por eso no le salpicó mucho, pero tenía puntitos rojos...

Como sea, lo que viene después son puros alumnos diciendo "aj, pof, fuchi, horror". Pero logramos nuestro cometido, se suspendieron las clases en nuestro salón. Oh si.

Estabamos a punto de salir del cole cuando el que nunca falta en un salón, osea el más marica y patero (y éste era maricón de verdad) nos dice.

- Meléndez, Valencia.
- Ay la Vilchez - decimos jodiéndole al verlo.
- Acompáñenme a dirección, ahorita.
- Tas webón, ¿para qué, quieres que te la enterremos en trío ý en público o que chucha? - le digo asado porque me jodió que intentara darme órdenes.
- Yo los ví tirando las ratas.
- Que mierda hablas huevón, seguro tanta rata te tiene loco - le dice Valencia.
- Los ví tirando esas ratas al salón, a ustedes dos y al pirañita. - dice seguro - Y si no lo dije en el salón fue para no hacerles roche.
Vemos una figura de pequeña estatura acercarse, diciendo:
- ¿A tu eres bueno con nosotros no? Marica reconchetumare, ¿osea no nos quisiste a hacer roche? - se presentó como nuestro héroe el duende trinchudo.
- Sí, yo los ví y le diré al director. - llega a pronunciar con algo de pánico.
- Mira homosexual de mierda, si tu vas y le dices algo al auxi o quien sea, te juro te reviento el culo a patadas, por la conchelalora que te hago gritar como si te estuvieran troleando 5 negros de La Victoria, así que ya sabes mariposa de closet, te digo nomás, tu chitón y todos "japis", y ya no jodas, largate mierda, que chucha me miras, vas a llorar, fueeeeeeera mierda - le dice mirando que Vilchez estaba con los ojos humedecidos, creo que si iba a llorar. Paletaaaaaaaaaaazo.

Bueno, después de eso nos fuimos, tranquilos, y no pasó nada, afortunadamente apareció el piraña para librarnos del "mal" y tan sólo usando un vocabulario muy fluido y natural, jajaja.

Pero Vilchez no iba a estar tranquilo, ya sabía que erámos nosotros los que hacíamos pendejadas, y nos iba a seguir acusando en muchas ocasiones más, ya les contaré después...



PS. No tengo nada contra los homosexuales, tengo muchos amigos que lo son, sólo que en esos tiempos era inmaduro. Incluso una vez escribí algo para ellos en un blog, pero lo perdí. Ojalá algún dia lo encuentre y lo publique.

Ahora, si veen arribita a la derecha de este post, si, ahi ahi, dice "Que opinas de mi propio blog?", me gustaría saber que tal lo veen, y así mejorar o algo, pero también comenten diciendo que les gusta, que no les gusta, o que les gustaría de mi propio blog, que por cierto, está buscando su propio nombre XD.
Quedan pocos días para responder la encuesta, se sorteará un chjupetín colorado de Ambrosoli para los que contesten la encuesta y comenten, oh yeah. Gracias!