jueves, 9 de diciembre de 2010

Crónicas de cole: Tirando ratas.

No, no sean enfermos, la palabra "tirar" no tiene nada que ver con lo que tu sucio cerebro esta pensando...

Recuerdo que cierto lunes, en la hora del recreo, mi compañero (sí, el gordito Valencia), un enano trinchudo y yo caminabamos por el Auditorio del colegio, que estaba a la espaldas de nuestro salón de clases.

Caminando, el enano trinchudo- al que yo no lo tenía mucha confianza que digamos- se detuvo repentinamente...

- Oe weon 'chekea chekea' - Dice levantando una rata muerta por la cola.
- ¿Qué cosa? ... ¡A la mierda, que asco! - Dijo el gordito poniendo cara de 'ay pof'.
- Aj concha su madre, bota esa huevada mierda... - Le digo al duende, porque esa rata apestaba a ... rata?

En eso momento, me acordé que el viernes habían dado el comunicado de que el sábado y domingo se iba a fumigar el colegio, por lo tanto los talleres de esos días serían suspendidos.
Como sea, fue un acto asqueroso que el duende trinchudo haya cogido la rata con la mano (obviamente, con un papel higiénico entre los dedos, disque "para que no me pasen los virus").

- Oe, tengo una idea, pero al toque antes que acabe el recreo - Se pronunció gloriosamente el infladito.
- A ver, habla - le digo, notando que había puesto una cara de medio pendejo, osea que tenía pensado hacer una pendejada, y como éramos cómplices en las pendejadas, estaba interesado en lo que iba a decir.
- Hay que tirar la rata por la ventana del salón, pero no una, dos, 'manlla', porque alla hay otra, debajo de la hierbita, ¿vees?.
- 'Tas cagao gordo, pa' que?
- Jajaja  - ¬¬
- Para que suspendan las clases en el salón ps tarao, o tú crees que nos van a dejar estudiar en un salón que huele a rata... - Dice con una seguridad y un brillo en los ojos que me hacen 'confiar' en el.
- Jajaja - ¬¬
- Firme no? ya pe, oe pero ni creas que yo voy a agarrar la otra rata, te vas a la mierda.
- Ya yo la agarro, y el enano tiene una. Habla, la hacemos?
- Ya pe.

El gordito caminó hacia la dirección de la otra rata muerta, la agarró con una bolsita, por la cola, regresó a nuestro lugar, yo me alejé como a 4 metros de ellos porque esa porquería apestaba a culo de loco del puente rimac.

- Ya chato, a las 3, tiramos y nos vamos corriendo, atento Meléndez. - A mi me decían Meléndez, que es mi segundo apellido, no me llamaban por el primero porque en el salón habíamos dos Romero, así que para diferenciarnos a uno (mejor dicho una) le decían Romero y a mi Meléndez.
- Ya
- Chato...1, 2, ¡3! - Imaginar el número 3 con la cancion 'We are the champions'.

Veo como el par de roedores se convierten en murciélagos inertes y van en una parábola que comienza en las ya asquerosas manos de mis compañeros y que terminarían en un 'plash' y 'piuj piuj', osea, las ratas reventaron y salpicaron tripita y sangre como para "ratada bailable".

En cuanto oímos el reventón de la rata, sácamos la vuelta corriendo, queríamos volver a nuestro salón para hacernos los locos y que no sabíamos nada...Pero la gracia no nos iba a durar mucho.

Continuará...



PS. Gracias a los que me siguen, me siento...seguido?