jueves, 5 de septiembre de 2013

El día que salí en la tele...

Hola,

Mamá salí en la tele.

Pero nadie me vio. Apenas una amiga y un par de amigos. Que triste. Si quieren verme pueden ir al siguiente link (min. 44:30 seg., el vídeo no tiene sonido no sé por qué)


La historia es la siguiente: 

El día anterior a ese noticiero (viernes 30 de agosto) salí con un amigo a hacer cola para comprar las entradas del Perú - Uruguay. La venta era al día siguiente pero las personas ya estaban haciendo cola, así que nosotros fuimos también. Todo iba bien hasta  que llegó la madrugada. Nosotros habíamos ido solamente con una carpa y nada más, la cual nos impidieron armarla, ya que estaba prohibido. Hacía frío y empezaba a garuar, no teníamos con q ue abrigarnos. Afortunadamente una amiga mía leyó una publicación en el FB y se ofreció amablemente a llevarme una frazada, almohadas y comida con la condición que le compremos entradas. Trato hecho. La noche la pasamos calientitos.

Luego me desperté por la bulla que estaba haciendo el reportero (exacto, soy el que estaba tapadito, y mi amigo era el que estaba al frente mío riéndose.

Llegaron las 12, estábamos a una cuadra del primero de la cola, la cola no había avanzado nada. Entonces milagrosamente empezó a avanzar..._Hasta la 1 de la tarde solo se avanzó un metro. Los revendedores salían de comprar sus entradas y entraban nuevamente a comprar. Revendedores, revendedores de Mierda.

Por su cumpla no compre ni una sola entrada, estuve hasta las 6 de la tarde, y faltando 50 metros para llegar a la boletería, cierran. Puta Madre, me fui, perdí mi tiempo, salí en la tele por las huevas. Hubo gente que se quedó a dormir una noche más. Yo ya no podía, sentía mi cuerpo lleno de suciedad así que me fui.

Pude haber perdido mi  tiempo, pero no la esperanza y las ganas de alentar, en el estadio, en el bar o en mi casa: 

ARRIBA PERÚ!

PD: Revendedores conchas de su madre