viernes, 1 de febrero de 2013

Post Improvisado por Son Wesley.

Hey muchacha bonita, mira lo que traigo aquí. Agárrate que vengo, de corazón: La Joven Sensación!
Tic tic tac, tic tic tac. Es el sonido de mi corazón...

Hola damas y caballos de este mundo anormal, soy Wesley, blogger aficionado que en este momento está escribiendo este post sin saber de qué va a tratar. Así que espero sea breve. Contaré un poco de mi vida.

Soy un narcotraficante, prófugo de la justicia española. Me encontraron lavando 50 millones de Euros, así que tuve que escapar, llegando así Perú. Un día me encontré una lámpara mágica y pedí 3 deseos…

Ya ya, enserio. Ahora sí. Ya que soy relativamente nuevo en esto de Blog, aunque algunos ya saben que tan nuevo no soy, más bien soy renovado…les diré algo sobre este, su NO servidor…
Nací en el planeta Tierra. Mi padre fue Son Gokú. El es un héroe mundial ya que nos liberó de un sinfín de peligros. Muy pronto se verá en el cine una de sus tantas hazañas. Yo siempre estuve con él en todas sus batallas, si no como crees que se podían grabar esas imágenes cuando las peleas eran a gran velocidad. Obviamente yo estaba ahí…Pero no les voy a contar nada más de mí, porque estoy seguro que no me van a creer…

Hoy empieza febrero, mes de hacer el amor con la amistad…perdón, mes del amor y la amistad…así que mis sinceros deseos es que se protejan…digo  ¿uno nunca sabe no?

Febrero…¡eso es! Hablaremos de febrero y los carnavales (En Perú).


Odio Febrero. Lo amaba cuando era pequeño, esperaba este mes para comprar mi docena de bolsitas, llenarlas de agua, y tirárselo a cuanto incauto vea por ahí, luego salir corriendo y reírme con mis amigos. Sin embargo, había algunos que eran algo verracos para jugar. Se untaban betún en las manos y se los iba a restregar a otros. Eso nunca hice, espero que nunca me lo hagan tampoco, que desesperación. Nunca tuve una pistola de agua, y a falta de globo, muchas veces se tenía que improvisar la diversión, así que la salida rápida era: Usar la bolsa del mercado. Esas eran súper bombas, eran como ratablancas, nada te aseguraba que en cualquier momento el agua se chorree. Pero bueno, contaré una pequeña anécdota de mi infancia que fue dulce. Vivía en una casa que tenía una azotea, un día de carnaval, al dar las 11 de la mañana, me dio mi pataleta, agarré la bolsa del mercado, la llene de agua y…a la azotea a esperar una víctima. Y oh sorpresa, apareció una señora. Me era familiar, pero no llegué a reconocerla del todo, así que ojos que no conocen, ataque que procede. Tiré mi bombon de agua desde la azotea, vi en cámara lenta como esta iba desparramando pequeñas gotas de agua antes de impactar con la cabeza de la señora…Me escondí, reí, y reí hasta que escuché el timbre de mi casa. Mi corazón se paralizó. Saqué la cabeza para ver (desde la azotea) quien tocaba mi timbre. Ahí estaba la desgraciada, la amiga de mi mamá, la maldita amiga de mi mamá. Ya se imaginarán, le debo unos cuantos correazos a esa bruja. BRUJA.

Hoy tengo 22 años. Soy un adulto para las criaturas de 10 años. Hoy, y desde hace algún tiempo, sufro por lo que algún día reí. Ahora soy uno de los muchos posibles afectados de estos engendros del infierno que buscan diversión en el malestar ajeno. Malditos, espero que sus “mamases” los agarren a correazo. Lo único que me consuela, es ver como también mojan a las chicas…ustedes saben…politos mojados. IF YOU KNOW WHAT I MEAN…

Y esto señores, es el fin del post improvisado por el fabuloso y maravillosos Son Wesley, hijo de Son Goku. Los espero el próximo Viernes, haré una rifa con el simbólico precio de 10 millones de euros (estoy juntando para pagar la deuda externa), el ganador se llevará una foto de mi pie después de caminar sin parar 7 días.

No te olvides de comentar, compartir en tu LibroCara (Feisbuk) y Twitter.

Blaoz.