miércoles, 20 de julio de 2011

Cinco razones para NO ir de compras con una mujer.

=D

Hola populacho blogger! He vuelto para llenar el ciberespacio de mis tonterías y ocurrencias. Si este post les parece aburrido, F*CK YOU! Pues sepase que los estoy escribiendo (a lápiz y papel) durante una capacitación en Portugués. Y como yo sé portugués tanto como saber pilotear una nave espacial Jedi...Osea, ya se imaginarán lo muy concentrado que estoy en ésta capacitación (no entiendo ni un puto carajo!). En realidad si, entiendo una que otra palabra que tiene similitud con el español, como todo lo que termina en "çao" (pronúnciese "saooooo" a lo maripoçaaaaaaao XD).

Bueno ahora sí, vamos por el post!

Hace poco cometí un gravísimo error, le dije a mi señorita enamorada que por su cumpleaños iríamos a comprar su regalo juntos, para que ella escogiera algo que le guste.

Resultado: Tres días paseando por tiendas, 4 horas por día, más de 24 tiendas visitadas (aprox.), un par de pies con callos y llagas(los míos) y lo más importante: SOLO UN PAR DE "ZAPATITOS LINDOS"!.

He aquí las razones por las cuales NO ir de compras con una mujer, o al menos no ir a comprar ropas, zapatitos, u otra chuchería femenina.

1. Que las mujeres, por más de que les guste una cosa, cuando están a punto de decidirse, ven justo a su costado otro "modelito" que también les gusta, y a su costado, otro, y otro, y otro!!!

2. Porque las mujeres tienen la capacidad de caminar DÍAS para comprar un par de cositas, y no se cansan. Pero haber que caminen de su trabajo a su casa, acaso van a querer?

3. Porque, a pesar de que se haya probado todo, y todo le guste, ninguno sea de total agrado como para decir: "NO HAY DUDA, ME LLEVO ESTO". Y si lo hacen, cuando están saliendo, ven otra cosa y dicen "pucha, mejor me hubiera comprado eso, vamos a ver ya?"

4. Porque tenemos que pasearnos por el area de "calzoncitos y brasier" donde sólo entran las mujeres, y si te ven por ahi: quemao. Te empiezan a alucinar un saco largo, cuando lo único que haces, es acompañar a tu señorita a ver ropa.

5. Por último, que a cada rato te preguntan: "Te gusta como me queda?". Y tú, tan generoso y gentil, respondes que sí, que todo le queda bien. Pero ella, no se la cree, y empieza a hacer chachota. "QUE NO, TU SIEMPRE ME DICES QUE ME QUEDA LINDO, MIRA, SE VEE FEO, ME VEO GORDA...AAAAAAAAAAAAAAAAAAAA" (murió).

Bueno, después de aquellos agotadores días de caminar para comprar uno zapatitos lindos, me sentí satisfecho de que le haya gustado lo que escogió, de ya no tener que caminar tanto, al menos no por buen rato.

Como dice mi ídolo Chespirito: "A las mujeres no hay que entenderlas, hay que quererlas".

Así que esto fue todo my friends, espero que les  haya gustado el post, hasta el próximo miércoles!